Vol. 2 Núm. 3 (2008)

Portada
Carta del Editor in Chief

¡Bienvenidos al cuarto número de la Revista Globalización, Competitividad y Gobernabilidad en la Región Iberoamericana (GCG)!
 
Este es el tercer número del segundo fascículo que publicamos en el 2008 y con él conmemoramos el primer aniversario de la revista. En tan sólo un año, podemos afirmar que la revista ha cautivado no solamente a lectores iberoamericanos, sino además, a otros de muy diversas nacionalidades. Hasta el momento, el portal ha sido accedido desde 78 países, y por más de 2.000 usuarios únicos mensuales. Asimismo, ha alcanzado un total de 60.000 páginas vistas acumuladas y un 9 en la escala de 0 a 10 del PageRank™ de Google, medida de visibilidad e impacto que cuenta el número y el origen de los enlaces externos recibidos por una web.
 
Adicionalmente, y a pesar de su corta existencia, GCG ha sido indexada en bases de datos selectivas. En efecto, fue incorporada al catálogo LATINDEX, Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal , por ser una publicación periódica que cumple al menos con el 70% de los criterios de calidad internacionalmente aceptados. Cabe destacar que sólo un 19,86% de las revistas científicas iberoamericanas están allí incluidas. Asimismo, fue agregada al archivo DICE (Difusión y Calidad Editorial de las Revistas Españolas de Humanidades y Ciencias Sociales y Jurídicas ), fruto de un convenio de colaboración entre el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA). En resumen: ¡no nos podemos quejar! 

Tras la divulgación de nuestro último número, el evento más trascendental ha sido la turbulenta crisis económica que se ha propagado a nivel mundial. La vertiginosa caída de los mercados financieros norteamericanos se extendió al sistema financiero internacional. Esta debacle conducirá a una desaceleración económica que afectará el desarrollo económico mundial. América Latina no saldrá ilesa, aunque pareciera estar mejor preparada que en el pasado, debido al fuerte crecimiento registrado en los últimos cinco años. En efecto, entre el 2004 y el 2008 la tasa de crecimiento promedio fue del 5.1%. Sin embargo, el Business Monitor International vaticina sólo un 2.8% para el 2009. A juicio de Augusto de la Torre, economista en jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, la crisis repercutirá de forma distinta en cada país de la región. En todo caso, algunos efectos empiezan a sentirse: contracción de los mercados financieros y reducción de las remesas, de los precios de las materias primas y de la demanda de las exportaciones. 

En efecto, la contracción de los mercados financieros ha revertido el flujo de capital en algunos países (e.g. Argentina, Ecuador, Venezuela, República Dominicana). Frente a la reducción de las remesas, muchos (e.g. Honduras, Nicaragua, Guatemala, El Salvador, República Dominicana, México) se han visto obligados a buscar alternativas para compensar la rebaja de ingresos. Por su parte, el descenso de los precios de las materias primas irá deteriorando los términos de intercambio para la región. En cuanto a la disminución de la demanda externa, los países más afectados serán aquellos que tuvieron un crecimiento con menor calidad y más riesgos en los últimos años. A pesar de todo, Latinoamérica irá superando la crisis con cotas de crecimiento significativas, pues –gracias a ciertas medidas implementas en los últimos años- hoy es menos vulnerable a los impactos macro financieros. 

En medio de esta crisis, los gobiernos de veintidós países miembros de la Comunidad Iberoamericana se reunieron en San Salvador a finales de octubre con motivo de la XVIII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno. Acordaron involucrar plenamente a la juventud en la dinámica de cambio y desarrollo y asumieron compromisos para mejorar la educación, salud, empleo, y cultura. En efecto, los jóvenes representan un segmento generacional de más de 150 millones de personas en la región y su participación activa es fundamental para promover la innovación, mejorar la competitividad e impulsar el crecimiento económico de sus países.
 
Por su parte, los mandatarios de los países que integran el G-20 acudirán el 15 de noviembre a una cumbre en Washington DC para discutir acerca de la crisis financiera global, mientras la ciudad también se prepara para recibir al próximo inquilino del número 1600 de la Avenida Pensilvania. Se iniciará así una nueva era para el liderazgo estadounidense. Frente a esta histórica victoria electoral, el mundo ha reaccionado con ilusión y escepticismo, mientras América Latina aguarda ansiosamente que el “cambio prometido” fomente el diálogo interamericano, fortalezca la cooperación y contribuya al desarrollo político y económico de la región. 

En este escenario mundial, aparece el cuarto número de nuestra revista. Cuenta con ocho artículos. En el primero, Alberto Rodríguez, Carl Dahlman y Jamil Salmi resumen un reciente estudio realizado por el Banco Mundial acerca de la innovación como coadyuvante clave para incrementar la competitividad de su economía y acelerar el crecimiento. Con base en un trabajo de campo realizado en 2006 y 2007, los autores concluyen que ese país no ha aprovechado al máximo el conocimiento adquirido del exterior y ha descuidado la adopción de incentivos al sector privado para la inversión en innovación. El artículo propone acciones concretas para promover la innovación entre empleados y empresas.
 
En el segundo artículo, Christian Volpe y Jerónimo Carballo evalúan los desafíos que enfrentan las empresas para sobrevivir en los mercados de exportación. Con base en datos desagregados de empresas peruanas durante el período 2000-2006, determinan qué tipo de diversificación ha contribuido mejor a la permanencia de empresas en los mercados internacionales. El estudio demuestra que tanto la diversificación geográfica como la diversificación en cartera de productos, aumentan las oportunidades; aunque la primera más que la segunda. Los resultados ofrecen recomendaciones para el diseño de políticas de promoción de exportaciones adecuadas a países de la región con características similares al Perú.
 
En el siguiente artículo, Jaime Sabal presenta un modelo financiero para cuantificar el riesgo país. De forma muy concreta, se ilustra cómo incorporar el riesgo país en una valoración de un mercado emergente. Tradicionalmente, se hace aumentando la tasa de descuento resultante de utilizar el modelo clásico de evaluación del retorno esperado de un activo financiero en un mercado desarrollado, conocido como el Capital Asset Pricing Model (CAPM), con un porcentaje llamado “prima por riesgo país”. Adicionalmente, algunos analistas modifican los flujos de caja esperados para reflejar la incertidumbre en los países emergentes. Sabal sostiene que en esa metodología el riesgo país se tiene en cuenta dos veces: en la tasa de descuento y en los flujos de caja. El artículo señala los errores implícitos derivados de aquélla y propone un modelo, con ilustración numérica de resultados, que corrige las deficiencias.
 
En el artículo cuarto, Cristina López Duarte y Marta Mª Vidal Suárez presentan un análisis teórico sobre las adquisiciones parciales como vía de implantación en un mercado extranjero. Desarrollan una tipología que permite identificar los rasgos singulares de cada tipo de adquisición parcial y diferenciarlos de otras formulas más frecuentemente utilizadas: creación de empresas conjuntas, establecimiento de filiales de plena propiedad o realización de adquisiciones totales. Cada una de las opciones de adquisición parcial se presenta con sus respectivas implicaciones estratégicas y la conveniencia de su utilización en diferentes escenarios internacionales.
 
En el quinto artículo, Carlos Fernadez-Otheo y Rafael Myro-Sánchez analizan la rentabilidad de los stocks de inversión extranjera directa (IED) en España de empresas nacionales y extranjeras. Las tasas implícitas de remuneración son estimadas y analizadas para los dos principales componentes de la inversión exterior, el capital social y la financiación entre empresas relacionadas, y para el período comprendido entre 1993 y 2007, en una sistemática comparación con otros países desarrollados, no sin antes discutir algunos aspectos estadísticos y metodológicos relevantes. Previamente se examina la dinámica temporal de los stocks y de las rentas, como base de una mejor comprensión del gran cambio que ha tenido lugar en la posición de España en la inversión internacional. El principal resultado obtenido es una baja rentabilidad comparada de los activos y pasivos registrados en España por IED, que podría ayudar a explicar la desaceleración de los flujos recibidos en los últimos años. No obstante, el contraste entre la principal fuente de datos utilizada y la información procedente de las empresas involucradas aconseja cautela con respecto a la robustez de esta conclusión.
 
En el antepenúltimo artículo, Santiago Fernández de Córdoba y José María Serena analizan el impacto del incremento del precio de las materias primas en las economías de América Latina, enfocándose en el caso del cobre chileno. A su juicio, dicho aumento representa tanto una oportunidad como un riesgo por lo que resulta crucial la actuación de las autoridades. Si las fluctuaciones en los precios se deben a componentes transitorios o permanentes, una respuesta prudente por parte de las autoridades debiera suavizar los ingresos fiscales, ser modulada en función de consideraciones de equidad o de sostenibilidad del modelo de crecimiento. En este contexto, los autores ilustran con detalles la respuesta que dio Chile que dio a un incremento en el precio de un de producto de exportación percibido como transitorio y finito. 

En el siguiente artículo Robert Grosse explica con numerosos ejemplos el rol de la Inversión Extranjera Directa (IED) como fuente de capital. Sostiene que, frecuentemente, la IED se confunde con un flujo de capital, algo similar a un préstamo de un banco extranjero o a la emisión de un bono internacional. Sin embargo, la IED es, en realidad, una transferencia del control y propiedad de una empresa, que puede ser financiada de diferentes maneras (no necesariamente requiriendo un flujo financiero al país en cuestión). El impacto financiero de una IED es bastante complejo y el artículo lo ilustra con casos específicos de México, Colombia, Chile y Argentina. 

Finalmente, el artículo ocho alude a un estudio preparado por el Banco Inter-Americano de Desarrollo sobre los aspectos que repercuten en el comercio de América Latina y el Caribe (en especial, costos de transporte y aranceles). En este sentido, los autores sostienen que una disminución de un 10% en los costos de transporte ayudaría a aumentar las exportaciones en un 39%, superando así cualquier ganancia que la región pudiese obtener mediante la reducción de aranceles. Sin duda alguna, los elevados costos de transporte constituyen una verdadera barrera para el comercio en la región. En cuanto a la metodología, el estudio combina el análisis técnico de bases de datos con la exposición de casos concretos. 


Tabla de contenidos

Conocimiento e innovación para la competitividad en Brasil .
Alberto Rodríguez, Jamil Salmi, Carl Dahlman
La gestión de la bonanza de las materias primas: aspectos normativos, y un análisis para el caso de Chile .
Santiago Fernández de Córdoba, José María Serena
Las adquisiciones parciales como fórmula de inversión exterior: tipología e implicaciones .
Cristina López Duarte, Marta Mª Vidal Suárez
Rentabilidad de la inversión española directa en el exterior .
Carlos Manuel Fernández-Otheo, Rafel Myro-Sánchez
La financiación de la IDE en Latinoamérica .
Grosse Robert
Un enfoque práctico para cuantificar el riesgo del país .
Jaime Sabal
Supervivencia de los nuevos exportadores en países en desarrollo: ¿es importante diversificar? .
Christian Volpe Martincus, Jerónimo Carballo
El impacto de los costes de transporte en el comercio de Latinoamérica y el Caribe .
Mauricio Mesquita Moreira, Juan B. Bylde, Christian Volpe


Con el mecenazgo de
Universia
Avda. de Cantabria, s/n - 28660, Boadilla del Monte
Madrid, España